El Poder de una Imagen - Blog - OpenMind

10 Junio

2017

El Poder de una Imagen

Juan Carlos Sánchez

 

Hace un mes fui parte de una experiencia sumamente agradable en los Estados Unidos, al hacer parte de un taller que prepara las personas para hacer presentaciones conmovedoras, impactantes y altamente convincentes en Duarte Design en California. Durante un par de días armado de un inglés no muy fluido, intenté seguir de cerca a un grupo de representantes de empresas para quienes las imágenes eran parte de un lenguaje que podían entender, pero no sabían organizar. De cierto modo, todos estábamos en las mismas condiciones, ellos no pensaban con imágenes...yo no entendía todo lo que decían.

En medio de esta situación que muchas veces podría provocar un poco de dolor de cabeza, una idea vino claramente a mi mente, y no es otra que el increíble poder que tienen las imágenes de transformar el mundo. Pasando de imagen en imagen, nuestro cerebro puede determinar factores de orden, coherencia, sentido, impacto... sin hacer uso de palabras, llegando por medio del color y la vertiginosidad visual a alterar nuestro comportamiento, generar tensión, depresión o alegría de manera inconsciente.


En mi posición de turista inexperto en una ciudad desconocida, como arquitecto e ilustrador tenía dos armas en mi haber: Interpretar un mapa y expresarme con dibujos. Y ambas las pude usar a plenitud. De arriba abajo, recorrí San José y San Francisco guiándome por un mapa que de tanto uso parecía una reliquia desvencijada. Luego, Nueva York fue todo un reto. No porque su escala me abrumara, ni porque en un mundo tan cosmopolita me sintiera aun más aterrizado desde el tercer mundo. No. En realidad me dejo sin piso, el no tener un mapa a la mano los primeros días. Sentía que me habían quitado el habla, la ubicación espacial y el sentido común. Todo se hizo más difícil: entender la nomenclatura, el norte, el sur, el origen y el destino. Andar sin un mapa, realmente me dejaba como si no pudiera hablar mi lengua materna. Qué más que el español, terminó siendo el lenguaje gráfico.


Con estas experiencias mi fe por el poder de los gráficos tomó una nueva fuerza. Recordé que una imagen puede hacerte cambiar de expresión: te lleva de la risa al llanto, a la emoción, a la melancolía, a la apatía...podría describir toda una amplia gama de posibilidades. No en vano, cuando somos niños y no sabemos escribir con palabras, no dominamos una lengua y no tenemos mando, armados de un lápiz podemos tomar como lienzo a hurtadillas una pared, y plasmar allí todo nuestro mundo. ¿No lo hicieron acaso nuestros antepasados, que antes de conocer la escritura ya dejaban en cuevas reflejados los días de caza y de celebración? ¿No nos quedamos maravillados frente a la vasta experiencia de ver el cielo y tratar de armar figuras con las estrellas?
Si es así, ¿Por qué en nuestro trabajo renunciamos al poder de expresarnos con imágenes? ¿Por qué nos negamos a organizar nuestras ideas rayando en una hoja? ¿Por qué no somos conscientes de que una historieta, una caricatura, un comic puede cambiar la forma de pensar de un grupo de una manera tan contundente, que ese libro de 200 hojas llamado manual de convivencia sería útil sólo para evitar que se cierre la puerta?



A través de mis años de proceso que saltó de arquitecto, a dibujante de historietas, a ilustrador, a maestro, a facilitador gráfico...a lo que sea en este momento...; he tenido un eje claro y es el respeto y el amor por las imágenes. Ellas me mantienen vivo: ponen el pan en la mesa y ponen las alegrías en mi cabeza. Conozco pocas satisfacciones mayores a la de un niño cuando dibuja paso a paso su primer personaje, o cuando descubre con que mezcla particular se crea ese color que tiene en su cabeza, o la de una persona que se ve reflejada en una historia, en un dibujo o por qué no, en las cartas Diagnósticas o de Retroalimentación que con tanta energía hemos creado en OPEN MIND CONSULTING & EXPERIENCES.


Puedo decir con humildad, que mi amor por expresarme con imágenes y por enseñar han cambiado mentalidades, reenfocado vidas, alegrado días, logrado alinear equipos, crear madres orgullosas, levantar autoestimas...y sobretodo abrir posibilidades que antes no considerabas. No por algo mi frase de cabecera es "Cualquiera persona puede dibujar" (No les recuerda a esa Frase de Ratatoille de Disney?), estoy plenamente convencido de que dentro de todos, de manera genética e inconsciente está la capacidad de interpretar, reorganizar y expresarnos por medio de imágenes. El alfabeto es enorme: fotografías, dibujos, pinturas, comics...el límite está en nuestras mentes.
¿Por qué desistir de ello? ¿No sería increíble involucrar a nuestro ambiente de trabajo, al colegio, a nuestro hogar, un lenguaje que conocemos todos, que no necesita traductor? ¿No sería una experiencia sublime, resolver un problema, atar cabos sueltos y manejar lo inmanejable, armados de un lápiz y una hoja de papel, y más aún, que todos lo entiendan?

¿Si es así por qué tememos a expresarnos con imágenes?



Nos aterra la idea de no saber dibujar y pintar que nos vendieron los medios educativos, donde salirse de la línea era considerado una muestra de bajo "poder artístico", Nos asusta la exposición, la crítica, la mal interpretación. Pensamos que solo lo escrito con palabras es válido. Yo solo veo temores allí. El papel está para ser usado, los ojos para deleitarse con el color, con las formas, con la armonía, y con la posibilidad para dejarte llevar con lo que te saca de lugar y te pone en una nueva dimensión. Luego puedes impactar siempre: con una buena imagen...pulida y hermosa, o con una imagen radical, pesada y sombría. Tú manejas las emociones, tienes el poder avasallador de transmitir justo lo que piensas, ya sea con tres líneas desordenadas o con la Capilla Sixtina. Ambas son fieles muestras de tu espíritu creador, ambas reflejan claramente quién eres, qué piensas, qué quieres y lo trasmiten al mundo. ¡Y créeme, el mensaje llegará fuerte y claro!


Así que por hoy te invito a quitarte la armadura de las palabras. A pensar gráficamente, a abrirte a la posibilidad de entregar quien eres al mundo sin prevenciones. A aprovechar ese potencial enorme de expresión, de interpretación, de síntesis y de planeación que tienen las imágenes. Deja una hoja de papel y lápiz en el refrigerador y dibuja la comida, otra sobre el escritorio en la oficina, organiza con dibujos sencillos esa solución que no encuentras, toma una foto a esa flor que creció en la orilla de la puerta de tu casa y compártela en facebook, deja que tus hijos usen la pared como su propia Capilla Sixtina. Vive las imágenes, aprécialas... cuando menos lo esperes estrás resolviendo los grandes problemas de tu día a día, con imágenes. Tendrás el poder de hacer el mapa, y ya no perderás el camino de nuevo.

Si quieres info de nuestros programas de Comunicación y Pensamiento Visual escribenos a  contacto@openmindex.com

Juan Carlos Sánchez

Destacados del tema
Noticias
Open Mind Consulting & Experiences
  • (57 + 1) 6787965

  • Móvil: (57) 3163126432

  • @Open_MindCyE

  • Skype: openmindcye

  • contacto@openmindex.com

  • Bogota, Colombia. Sur america

  • www.openmindex.com

Visítanos en